Woodstock, boletos de primera para el regreso de Portugal The Man

Es complicado encontrar la razón que estancó a los estadounidenses Portugal The Man en un periodo de cuatro años de inactividad, es decir, resulta extraño ya que son una banda que ha trabajado demasiado, tanto que solían lanzar un disco por año. Sin embargo, su espíritu creativo regresó de nuevo, luego de que uno de los integrantes encontrara la colección de boletos viejos de su padre. Esta simple pero poderosa situación motivó su nuevo álbum Woodstock.

Aunque parece broma, así fue. Esta banda indie oriunda de Alaska estaba en tremendo bache creativo, habiendo escrito al menos cien canciones y grabado un disco que tuvieron que desechar. Pero cuando el vocalista John Gourley encontró esos tickets con los que su papá asistió al mítico festival de Woodstock en 1969 lo vio todo bastante claro; había que volver a las bases del rock, subversivo en las letras y con música tan hiperactiva que va de un rock básico mezclado con el blues a sus tracks de indie puro. Su primer sencillo, con un estilo muy pop, es el perfecto canal para hablar de inconformidad sobre el  presente de su país y lo expresa con la contagiosa frase “I’m a rebel just for kicks“.

De hecho este tema debut ha causado bastante revuelo. “Feel it still”, una canción bastante pegajosa que se asemeja al último trabajo de Pharrell Williams con un beat pop bien instrumentalizado, contiene una letra que critica la actualidad americana e incluso tiene un sendo giño de desaprobación para la Administración de Trump. Gran sencillo, bastante provocativo.

El segundo fue “Number One”  que abre con el himno “Freedom” en voz de Richie Havens extraído del soundtrack del festival Woodstock y con la colaboración de Son Little, crearon una pieza de rock electrónico psicodélico.

El tercer sencillo “Rich Friends” también es una canción poderosa, con un ritmo rápido y frenético que habla de la destrucción de las personas por el dinero y de cómo esto convierte a la sociedad en personas que se usan unas a otras. El vídeo es simplemente magistral, una pelea de banners que aparecen en la computadora que cuentan la historia de una pareja en la que el hombre se auto destruye con los vicios que el dinero puede comprar.

También no hay que olvidar que se rescató algo de aquel trabajo que desecharon; llevaba el nombre de             Gloomin + Doomin. Cuando aún no tenían certeza de qué rumbo tomaría la banda para este trabajo, lanzaron el sencillo “Noise Pollution” en colaboración con  Mary Elizabeth Winstead y Zoe Manville e incluso sacaron un vídeo de la canción que fue grabado en su natal Alaska y gracias a que el tema era muy bueno, lo rescataron para este nuevo álbum.

A pesar de que fue un proyecto que requirió bastante esfuerzo, al ritmo de la obsesión de los miembros de la banda, el resultado fue muy bueno. La producción corrió a cargo de John Hill, con quien ya habían trabajado, además de  Mike D de los Beastie Boys. Contó con bastantes colaboraciones y fue lanzado al mercado por Atlantic Records.

Aún no se vislumbra un tour en el futuro pero el álbum ya se encuentra disponible en varios servicios de streaming musical. Un reencuentro con la rebeldía y la cadencia en Woodstock, el nuevo estilo de Portugal. The Man.

 

Woodstock. Portugal. The Man. 2017. Estados Unidos. Atlantic Records.