Vaquero Negro, tu próxima banda favorita

 

Recuerdo que no fue hace mucho tiempo cuando escuchaba hablar sobre  Vaquero Negro. La presencia que tenían en los medios locales y en las charlas con amigos, me hacían pensar que se trataba de una banda con diez años de trayectoria y muy probablemente de procedencia chilanga. Jamás había puesto atención a su música pero me era familiar que alguno de sus integrantes portaba un cowboy hat haciéndole honor al nombre de la agrupación.

Cierto día, me encontré con dos de sus integrantes en una tocada de Fanko, un proyecto alterno al que ambos pertenecen. Me gustó tanto su energía al tocar que movida por la curiosidad busqué su agrupación estrella. No era lo que yo esperaba escuchar, era mucho mejor. Realmente nunca me sentí identificada con el rap pero este cuarteto tenía algo en particular que me hizo seguir escuchándolos, aunque debo decir que no conecté con ellos de inmediato.

Todo ocurrió en un momento muy personal. Era un día importante para mí y coronaría mis decisiones profesionales la noche que los Vaquero presentaron su segundo EP “Nunca dejes de creer” en el C3 stage en el mes de Noviembre. Luego de un desfile de bandas invitadas al evento, aparecieron en escena los responsables de aquellas canciones que hasta ese momento se tornaron más que significativas en mi vida. Empecemos por la energía y la pasión con la que interpretan cada uno de sus temas, todo tan heavy y funky al mismo tiempo aderezado por letras positivas que inyectan mucha fuerza a los sueños propios. Fue como si de pronto existiera ese sentido de pertenencia al saber que no estaba sola y que cualquiera que hubiera sido mi situación, ahora encontraba más que una banda a un grupo de personas que parecían tener afinidad con esa lucha incansable de lograr lo que uno quiere. De ahí viene el deseo de querer una banda como ellos para esta edición de aniversario.

Tardé un poco en sintonizar con su esencia pero no cabe duda que lo hice en el momento justo.  Después de muchos mensajes y cambios de fecha, finalmente los Vaquero se aparecieron una tarde de Enero en el lugar pactado para la sesión fotográfica y la entrevista y en medio de una charla muy amena y sobre todo, divertida, conocí la historia que los ha llevado a posicionarse en el lugar que hoy se encuentran.

Deseaba saber muchas cosas sobre la banda pero antes de entrar de lleno, consideraba necesario regresar el tiempo y conocer las raíces que ahora los sostienen como músicos de tiempo completo.

Alrededor de la mesa, uno a uno me cuentan cómo fue ese primer acercamiento a  la música. De mi lado izquierdo está Ignacio Mota, el responsable del beat  de la banda. Después se encuentra Dave encargado de la lira, a su lado está Charles, bajista y finalmente Nacho Aldana, el frontman de la agrupación.

En medio de historias detalladas, unas más que otras, me doy cuenta que la afinidad que los une es ese descubrimiento de la música a temprana edad, algunos influenciados por sus padres y otros movidos por la inquietud propia, encontraron en este arte la mejor forma de expresión y de vida misma.

Nachito inició tocando la batería desde los cinco años de edad y desde muy pequeño escuchaba a The Beatles. Llegó a Guadalajara hace algunos años, oriundo de Ixtlán del Río, y comenzó a tocar en diversas agrupaciones. Dave  se influencio por su padre y bandas como The Rolling Stones. Cuando estaba en secundaria comenzó a tocar la guitarra con algunos amigos y a los 21 años llega a nuestra ciudad proveniente de Chihuahua.

 

Charles no contó con esa influencia paternal; encontró su camino hacia la música por él mismo e incluso inició tocando guitarra pero no fue hasta que una invitación para cubrir a la bajista de una banda llamada Jerry Foster, lo hizo sentirse conectado verdaderamente con el instrumento marcando un  parteaguas que dio inicio a nuevos proyectos a los que aun pertenece como Señor Búho y Los Borders. Nacho prácticamente nació con  el gen artístico gracias a su madre quien es artista y desde que él era muy chico lo enseñó a pintar y a tocar el piano. El vocal de los Vaquero estudió música en D.F pero dejó la carrera y regresó a Guadalajara integrándose a algunos proyectos musicales.

En algún punto exacto de su historia personal, uno a uno se conocen y forman un círculo de camaradería gracias al ambiente en el que se desenvolvían. Vaquero Negro comienza cuando Nacho decide grabar algunos temas en los que había trabajado, incursionando en la composición de la rima sin el propósito de formar una banda. Se acerca a Dave para que los produjera acústicamente pero el guitarrista descubre un gran potencial en ellos y le propone formar una alineación que fusionara Rock en aquellas líricas escritas bajo la influencia del Rap.

Comienzan a hacer arreglos sobre las canciones del vocal y así se desata el génesis de la banda con Nacho y Dave como integrantes originales. Prueban con un baterista que graba algunos temas pero al no existir la química que ellos buscaban, llaman a Nachito quien llega a aportar ese poder que necesitaban y para terminar de pulir la integración de la banda, deciden cambiar al bajista en turno y unen a Charles a sus filas siendo ésta la alineación oficial desde entonces.

Apenas y lograron la conexión que hoy en día es la misma que los mantiene activos todo llegó muy rápido para los Vaquero. Su amigo Marc Crosas patrocinó la grabación de su primer EP “Somos +” luego de escucharlos durante su primer ensayo. Las canciones que Nacho había escrito quedaron plasmadas en este primer trabajo musical además de agregarse dos temas completando un total de seis canciones. Aún no presentaban su proyecto primigenio y ya habían sido invitados a tocar en el Revolution Fest del 2015 compartiendo el cartel con bandas como Troker y San Juan Project.

La aceptación fue inigualable por parte de sus colegas y sobre todo por la audiencia. Después llegó la presentación oficial de “Somos +” en El Rey y la tocada previa al Rock x La Vida además de la Fiesta de la música, el C3 Stage, el Aloft e incluso una presentación en Chihuahua.

El año 2015 les ofreció la fuerza suficiente para mantenerse en el camino y no bajar la guaria. Su carta de presentación contó con una aceptación inmejorable que les abrió muchas puertas y que los hizo mantenerse en el gusto de las personas gracias a su contundente propuesta.

“Somos +” es un álbum que basa su sonido en las raíces del Rock y el Funk y que se edifica con líricas enérgicas y positivas que invitan a la persecución de nuestros sueños, a la aceptación de nosotros mismos e incluso a la motivación para sentirnos parte de un colectivo que está dispuesto a luchar por una sociedad mejor. Algo que distingue a la banda es ese deleite con el que viven el momento presente sin pensar en el mañana.

Durante 2016 agregaron otros temas a su set en vivo lo que terminó por convertirse en su segundo material al que titularon “Nunca dejes de creer” producido por Odín Parada, en donde se percibe un Rock más intenso, sobrio y clásico sin perder la frescura característica de un nuevo álbum. El sonido evoluciona pero en la composición aún se percibe esa afanosa necesidad de confianza personal para poder vivir la vida tal y como la deseamos y creo que esa es la esencia de la banda, misma que la hace sobresalir impetuosamente. A pesar de ser una agrupación muy  joven, 2016 fue un año que de alguna manera los consagró gracias a su originalidad y al trabajo bien hecho, mismo que les permitió presentarse en importantes escenarios como en Fiestas de Octubre y el festival Nocheztli. El 25 de noviembre presentaron oficialmente su segundo EP y el 30 de diciembre ya se encontraba disponible en plataformas digitales.

Siguiendo el llamado de ese ímpetu creativo, vale contar que ya se encuentran trabajando en su primer LP que aunque no tiene fecha de presentación, sabemos que se percibirá el apego a sonidos pertenecientes al New Metal con influencias que oscilaran entre bandas como Korn y Limp Bizkit.

Han dado pasos firmes y ahora se encuentra al frente de un género poco explorado en nuestro país lo que sin duda los convierte en los pioneros de este movimiento. Con apenas dos años de formación, considero que se trata de una banda sólida analizada desde un punto de vista objetivo. La agrupación nos presenta un sonido bien pensado y con causa de donde podemos rescatar cada uno de sus cuatro elementos gracias a su particularidad personal y gran presencia escénica. Saben a dónde quieren llegar, están conscientes del camino que deben tomar y más que nada sienten una profunda pasión y compromiso que se ve reflejado en este proyecto llamado Vaquero Negro.