Un “Flashback” a la antología de Enrique Blanc

Estos tiempos, en los que tan solo basta con ser melómano para poder inmiscuirse en la ardua y respetable labor del periodismo musical y en la que un título universitario no es garantía de seguridad profesional, esto forma parte de un sentimiento respetuoso hacia el desempeño de nuestra pasión. El internet ha simplificado las cosas y hoy en día cualquier persona puede emitir juicios y opiniones sin ni siquiera conocer los parámetros de esta honorable ocupación.

Resulta casi insultante leer un texto “periodístico” en el que ni siquiera se respete una buena ortografía, ya no pensemos siquiera en una sintaxis adecuada o conocimiento objetivo sobre el tema. Aunque parezca exagerado, es una falta de respeto para todos aquellos que se han desarrollado en el ambiente y han sido pioneros profesionales en este rubro.

Existe una pieza literaria que otorga un panorama detallado y profuso que representa a un periodista musical por excelencia. Dicha obra debería resultar de lectura obligatoria para todos aquellos que deseen desenvolverse en el ambiente para así, situarse dentro de una perspectiva adecuada que los haga cuestionarse si verdaderamente pueden servir al arte periodístico sin preparación previa.

“Flashback: la aventura del periodismo musical” es la antología publicada en 2012 que recopila los mejores textos desde 1989 al 2012 de uno de los más destacados exponentes del periodismo musical a nivel internacional: Enrique Blanc, quien se ha forjado en este quehacer desde hace veinte años.

Esta obra recopila copiosamente las ideas que Blanc ha plasmado a través de los años en los diversos medios donde su pluma ha expresado la emoción que le provocan ciertos sonidos que nacen de sus artistas predilectos. Revista Marvin, Los Angeles Times, y el extinto fanzine que ayudó a conformar El Acordeón, entre otras publicaciones de renombre nacional e internacional, han sido testigos de esta magia.

Enrique extrae sus textos más representativos y los vierte en “Flashback” fraccionándolos de acuerdo al género periodístico que correspondan, encontrando así entrañables entrevistas, detalladas crónicas, insondables semblanzas y ensayos en los que podemos apreciar en su máximo esplendor la agudeza, el arrebato y el docto no solo de su formación musical sino comunicacional, haciendo de sus narraciones poesía misma lo que lo coloca en un punto ambivalente que se rige bajo los principios clave del periodismo y la cadencia propia de la literatura.

Blanc retrata puntualmente entre líneas la historia del rock no solo en México sino en el mundo, al desarrollar textos que derivaron de los acercamientos que sostuvo con artistas como Marc Ribot en un café del East Village en Nueva York por ejemplo, o su presencia en conciertos emblemáticos como el de PJ Harvey en el Palladium en 1993, donde Enrique nos lleva a través de su narrativa en un viaje por el tiempo en el que podemos ser capaces de sentirnos parte de un show, de una entrevista incluso o ser movidos por la curiosidad y los argumentos que el periodista externa por algún álbum en particular.

Al final de cada escrito se agrega una nota personal del periodista, un “flashback”, donde rememora algún detalle anecdótico que no se capturó en el texto original y que sin duda lo complementa armoniosamente. Así pues, esta obra pasa a ser un libro ilustrativo e incluso teórico para todos los aspirantes y blogueros que sienten la necesidad de desarrollarse dentro del oficio periodístico, cayendo en cuenta que no basta con apreciar la música para poder emitir juicios sobre ella.

Por su parte, esta obra es idónea para todos aquellos melómanos que la requieran por el mero gusto de la lectura, pues al sumergirse en sus páginas se inicia un viaje por las diversas facetas musicales que Blanc ha recorrido durante dos décadas con su pluma, donde su excelso gusto musical nos guía certeramente a través de las páginas conformando al mismo tiempo una obra que documenta el pasar de los años en la escena rock.

Flashback: La aventura del periodismo musical, Enrique Blanc, 2012, Colección FIM