Rafael Veo, un alquimista del arte

 

Por Lizzy Zubieta

“Querer encerrar el arte en museos es como querer encerrar a Dios en los templos”.- R.V

Un vocabulario exquisito que fluye a través de una congruente conexión entre su alma y su pensamiento, apasionado del arte pero más que eso de la vida, eso es lo que se ve reflejado en sus creaciones que representan la belleza de cada detalle que nos rodea. Gran puntualizador de la cultura mexicana, en la que percibe grandes recursos que lo cobijan y dan sustento a su obra.

“El arte es vivir y vivir sin arte es sobrevivir”

Rafael Veo es un joven artista tapatío que se ha desarrollado prolíficamente en el quehacer pictórico a través de los años. El interés por el arte es natural en cualquier ser humano, de acuerdo a su propia perspectiva, y según datos estadísticos un promedio del ocho por ciento de la población se mantiene dibujando después de los ochos años… como es su caso.

Lo que inició con un interés lúdico se convirtió en su vida misma. Ahora, el hecho de tomar un pincel entre sus manos se ha vuelto como una extensión de su propia anatomía, en la que un torrente de emociones fluye y se impacta contra el muro o papel que se encuentra dispuesto a recibir tan solo un fragmento del vasto universo que habita en la psique de Rafael.

 

(La Puerta en la Tortuga)

 

Al egresar de la universidad en 2010 comenzó a expresarse a través del arte urbano plasmado en los diseños de la marca de ropa alternativa Antifashion, y desde entonces las coincidencias se han desencadenado naturalmente conduciendo a Veo a través de diversas experiencias que lo situaron en el desarrollo de proyectos completamente artísticos como la creación del arte visual de la banda tapatía Fanko, además de diversas exposiciones colectivas y personales.

Su fascinación por la vida lo ha llevado a rendir tributo a todo aquello que ama y aunque encuentra en la pintura un camino para expresarse, generar conciencia y disfrutar de la vida, Veo percibe con gran agudeza que el arte se encuentra en cada mínimo detalle del mundo que nos rodea: preparar un platillo, sonreír a un extraño, el cause de un río, el revoloteo de un ave al rededor de su nido… “todo lo que se hace con amor, es arte básicamente y todos tenemos la sensibilidad para apreciarlo, solo hace falta mirar más allá de lo obvio”. 

 

(La abuela de los elefantes)

Él es el hombre que entre sus muchas definiciones percibe al arte como alquimia, “una hoja de papel puede convertirse en una obra que después puedes vender en un precio específico las palabras burdas se convierten en poesía que alimenta el alma y el corazón”. Y así como Rafael alimenta su alma y sus sentidos a través del arte de la vida, las almas que prestan sus ojos para absorber el misticismo y la sabiduría que encierran sus creaciones, alimentan la propia, donde Veo funge como un hilo conductor entre lo tangible y el cosmos interior que reside en su espíritu. Sus pinturas albergan relatos y metáforas ancestrales que acercan a su público a sus propias raíces, su propia naturaleza. Sus coloridas historias se desarrollan a través de minuciosos y espectaculares detalles que de inmediato transportan a un mundo surrealista, en donde lo prehispánico y lo contemporáneo conviven armónicamente causando una fascinación utópica que te cautiva y de la que no deseas liberarte jamás.

 

www.instagram.com/rafael_veo

www.rafaelveo.com