MINK dice “Adiós”

 Fotografía: Alejandro Aguilera

Resulta casi un cliché hablar sobre la magnitud de grandes agrupaciones que ha dejado la casi incipiente revolución independiente que ha transcurrido desde que inició el siglo. Buenas propuestas y todos aquellos que las respaldan, han trabajado incansablemente para generar una cultura de apoyo entre el público y aunque éstos despiertan de a poco, el ímpetu de los músicos jamás se ve eclipsado.

MINK por ejemplo, es una agrupación que ha estado activa desde finales del año 2007  y que gracias a su gran propuesta y talento han podido trabajar de la mano de personajes como Twetty González. Después de una primera producción homónima que nació luego de participar en un concurso musical en Japón, el quinteto se ha reinventado y ahora mismo trabaja en el lanzamiento de su nuevo LP “Camino” que se prevé para el siguiente mes de octubre.

El regreso de la agrupación llegó con su tema Natural, presentado el pasado mes de abril y donde se percibe una energía de rock pop electrónico. La lírica encierra una interesante historia que se oculta detrás de una temática liberal, misma que rige la nueva identidad de la banda y el procedimiento utilizado para develar poco a poco su proyecto. Lo que MINK persigue es poder llegar al gusto de las personas mediante su arte sonoro solamente, donde su apariencia no tenga que ver con el seguimiento que le ofrezcan a su proyecto; buscan librarse de los estándares pre establecidos y es por ello que su cantante, Carol Villagrán, oculta su identidad dentro de un prisma de espejos.

Aunque sus antiguos seguidores conocen la madera de la que está hecha la agrupación, todos se encuentran expectantes ante su regreso, en el que se advierte una clara trasmutación y mayor experimentación musical y lírica.

Ahora agregan un ornamento más al preámbulo de la llegada de su próximo material con un estupendo videoclip que posee una fotografía inmejorable que respalda el tema a la perfección. Adiós fue lanzado el pasado 11 de septiembre con la colaboración de Alex Aguilera en la producción, personaje con el que ya habían trabajado anteriormente. La locación elegida fue el Nevado de Toluca, misma que otorga un valor agregado de nostalgia y resignación.

 

 

El regreso triunfal del quinteto da suaves señales de vida a través de estos dos temas profundos y melódicos que marcan el patrón de los pasos que seguirán a través de “Camino”.