Eurídice renace y se fortalece

Fotografía & Redacción: Lizzy Zubieta

La llegada de este cuarteto a las nuevas filas de la música contemporánea no es más que una reencarnación de su pasado. “La Muerte de Eurídice” fue una agrupación que existió a principios de los años noventa, en la época en que Fobia y Caifanes se apropiaban sutilmente del fenómeno denominado Rock en tu Idioma. En aquel entonces, La Muerte de Eurídice ya se relacionaba en ese mundo musical, sin lograr concretar un lugar apropiado, hasta ahora.

La disolución de la banda propició que sus integrantes principales se refugiaran en otras corrientes del arte, lo que en el presente aporta un valor agregado a su nueva propuesta. Hari Sama, tecladista y vocalista, explotó su creatividad como cineasta y Javier Areán, vocalista y bajista, se refugió en el universo de las artes plásticas.

Musicalmente desconectados y andando sus propios caminos artísticos, la idea de reformar su pasado y engrandecerlo llegó a los pensamientos de Hari a manera de pagar una deuda con esta inquietud que había quedado en el limbo, así que contactó con Javier y le propuso una reestructuración de su antiguo proyecto.

Así nació Eurídice, un nuevo ensamble que se renovó totalmente de aquellas cenizas que propiciaron la reconexión musical. A sus filas se unió el ex Santa Sabina Patricio Iglesias y Paul Zamora en la guitarra, quienes aportaron detalles importantes al grupo y a la construcción de un sonido inédito.

En 2015 lanzaron un pequeño EP homónimo que reunía tres canciones que confabulaban para ser un preámbulo perfecto del renacimiento de la banda, mismo que fungió como una carta de presentación de calidad impresionante que los ayudó a colocarse dentro de la historia del rock independiente actual. Después llegó su imponente primer LP, Entre el humo y las llamas, que dejó al descubierto la imagen y dirección que tomaba el cuarteto en este nuevo camino donde el new wave y el post punk lideran sus influencias. Durante dos años, Eurídice forjó una personalidad impecable en la que resaltan sus enérgicas presentaciones y la excelencia con la que producen sus creaciones musicales y visuales.

Luego de apropiarse de una imagen radical, en la que la emotividad es su plato fuerte con todas aquellas auras de obscuridad y misticismo que se crean en su sonido y en las líricas que se jactan de honestidad y profundidad en sus temáticas desarrolladas, Eurídice arribó con nuevo material que ya suena bajo el nombre de ROTO. Su grandilocuente regreso está marcado por una perceptible evolución en la que resuena una propuesta que lucha por ofrecer a su público un producto jamás escuchado en nuestras latitudes, lo que ha generado que importantes y posicionadas agrupaciones inviten al cuarteto a formar parte de sus shows como Panteón Rococó y Allison, por ejemplo.

(Karma, sencillo de álbum Roto)

Así, la deuda queda saldada y en definitiva mejorada. La gran trayectoria que los caracteriza como artistas, así como la acumulación de experiencia, logró que Eurídice atravesara por esta reencarnación que fue movida por el sentimiento de los sueños no cumplidos que sin embargo ahora viven cada vez que pisan un escenario.

Subversivos, comprometidos, obscuros, originales y propositivos, se plantan con fuerza, se adueñan de su propio sonido y mientras avanzan con precisión, esperan disimuladamente a que más melómanos se unan a su revolución que se manifiesta experimental, potente, peculiar y más que prometedora.

 

www.euridice.tv

www.facebook.com/euridicemusic

1 Comment

  • Wow…. que buena entrevista, las fotos son espectaculares, felicidades y gracias por el apoyo a las bandas independientes y con propuestas de calidad!!!

Comments are closed.