El periodismo poético de Enrique Blanc

Que complicado escribir sobre un personaje que nos deleita a través de su exquisito lenguaje periodístico plagado de coherencia, emoción y sobriedad. Intentar reunir la vasta obra de uno de los mejores periodistas musicales a nivel internacional es una tarea casi inútil, no puede desarrollarse en tan sólo algunas páginas ¿Cómo narrar apropiadamente determinadas huellas que ha marcado a lo largo de su camino, sin tropezar en el intento?

A manera de ofrecer al menos una pincelada de quien ha sido un erudito en su quehacer periodístico y nos ha ofrecido un amplio panorama no sólo de la música nacional si no internacional, podemos hablar humildemente de algunos episodios de su trabajo ya que su pluma ha documentado importantísimos pasajes de la música en las últimas décadas con mucha pasión y regocijo de por medio a través de diferentes géneros periodísticos como: La semblanza, la reseña, entrevista, crónica y demás.

Enrique Blanc llegó a Guadalajara, proveniente de la Ciudad de México, cuando apenas cursaba el segundo año de primaria. Siempre presentó un excelso gusto musical gracias a su padre quien contaba con un sofisticado y ecléctico oído, según las propias palabras de Blanc. Aunque él mismo mostró sus necesidades individuales viéndose aliviadas en artistas como Bob Dylan, uno de sus tantos favoritos.

Presentando un interés particular en el cine y la literatura, el escritor decidió aplicar su temprana pasión por la cultura formándose como comunicólogo a inicios de los ochentas. Satisfecho por su elección universitaria en donde podía usar como medio de expresión su gusto por la palabra escrita, obtiene su primer empleo en Stereo Soul como creativo publicitario, ofreciendo posteriormente su voz en uno de los programas más representativos para la música Rock.

Después se mudó a Los Angeles donde tras ocho años en la ciudad californiana colaboró en una estación de radio latina además de haber sido co-fundador de un fanzine llamado El Acordeón, eso sin mencionar su activa presencia en el Los Angeles Times.

Blanc ha dado forma a los increíbles relatos de innumerables músicos con los que se ha relacionado a través de los años. La música habla por sí sola, pero cuando se trata de conocer al artista y ahondar en lo abstracto de su mente, él mejor intérprete es Quique, quien parece musicalizar las historias gracias a la cadencia de sus palabras y la certeza de sus cuestionamientos.

Entre las entrevistas más memorables de su historia se encuentra aquella que realizó para    Radio Futura en sus días en Stereo Soul ya que abrieron la perspectiva musical para Enrique en la época donde no se confiaba mucho en el Rock en español. A su lista se agregan los encuentros que ha tenido con Tom Waits, Marc Ribot, Gilberto Gil, Los lobos, Moby, Café Tacvba… Sólo por algunos.

Hemos sido testigos de descriptivas crónicas y reflexivas columnas en muchísimos medios impresos en los que se encuentra: El Financiero, El Universal, La Crónica, Milenio, Reforma, Los Ángeles Times las revistas Zona de Obras, Marvin, La Banda Elástica… Además de poder escucharlo en su actual programa, Radio al Cubo que se transmite por UDG e incluso en el programa de televisión Urban Beat donde ofrece un espacio para el talento emergente además de desarrollarse como parte del comité organizador de la Feria Internacional de la Música (FIM).

Cabe destacar que Enrique se ha desempeñado en el quehacer literario con diversas publicaciones de cuentos, uno de sus géneros favoritos además de la ficción. Asimismo cuenta con  publicaciones circundantes al mundo musical como “Flashback” (2012) una antología de escritos que han sido publicados en diversos medios, “De mis pasos (Conversaciones con Julieta Venegas)” (2006) que sólo se editó en España, “Puro Power Mexicano (Conversaciones con Molotov)” (2003) y su más reciente y aclamada obra “Bailando por nuestra cuenta” donde en base a una serie de entrevistas que sostuvo con Café Tacuba, se narra a conciencia la formación de la banda.

Aun cuando posee la audioteca más completa que cualquiera pudiera imaginar que igual puede incluir Rock como ritmos brasileños, se mantiene a la vanguardia ante las nuevas propuestas emergentes siendo cuidadoso y selectivo con ellas.

Enrique Blanc es una presencia fuerte y muy importante para el mundo musical. Su trayectoria es referencia para conocer los capítulos más sobresalientes de la escena sonora y verdaderamente resulta exquisito leer sus líneas y ser testigo de la pasión que siente por la música en la que ha fijado su atención, cómo vive esos encuentros con músicos, con álbumes, con recitales. Se ha consagrado como un medio conectivo entre el arte y el espectador, todo un guía que nos lleva de la mano por la aventura del periodismo musical.