El monarca de las sombras: un libro de auto-descubrimiento histórico

Siempre he tenido la impresión de que los buenos escritores son a la vez grande lectores y yo, como fan de mi querido Eduardo Sacheri, acepté su recomendación vía Twitter de El monarca de las sombras de Javier Cercas.

Javier Cercas es un escritor español del que nunca había leído nada así que me sorprendió gratamente con su más reciente obra lanzada en este año. El monarca de las sombras es un libro extraordinario, complejo, profundo y por lo mismo cien por ciento recomendable.

Esta novela es un viaje del autor que se coloca en la disyuntiva de escribir sobre Manuel Mena o no, pues Manuel es su tío abuelo y el único héroe que se pudiera rescatar de la Guerra Civil española que perteneció a su familia, al cual no le conoce realmente, y que ha juzgado su vida basado en sus deficiencias más conocidas: tenía el defecto de la juventud (muere a temprana edad), el de no dejar mucho rastro en su vida y el mayor, ser franquista y para un español que ya vive 80 años después de la terrible Guerra Civil y que ya conoció su desenlace, es muy fácil juzgar al muchacho que eligió el bando equivocado.

Mientras avanza el libro, Javier hace dos cosas extraordinarias. La primera, narrar la historia que descubrirá paulatinamente de Manuel Mena con la exactitud de un historiador y no con la de un novelista, sin agregar sentimientos ni emociones, solo hechos y datos de lo que ha descubierto en toda una vida de investigación sobre el legado fantasma de su tío abuelo, leyenda de un pueblo en el que nació el mismo Javier, pero con el que ya no se siente identificado. La segunda, narrar su biografía a través de la búsqueda de Mena, sus dudas sobre si escribir o no la historia de un personaje totalmente desconectado de él, del héroe de su madre, de sus vicisitudes de encontrar información de un personaje tan lejano, de las memorias de los viejos que alcanzaron a compartir algunos días con él pero sobre todo de la negativa de Javier de querer dar a conocer la historia de un personaje que abrazó la bandera equivocada y aún así se convirtió en el héroe de su familia, pero para él, más bien en algo así como un anti-héroe.

Esta obra resulta ser  un  auto-descubrimiento para su escritor a través de la vida de Manuel, las enseñanzas de la historia y de lo difícil que es juzgar a la distancia y en la comodidad a alguien que no se está jugando nada, pero que, como toda narración, es mejor vivirla y leerla para poder sacar sus propias conclusiones.