Def Leppard causa histeria en Guadalajara

Fotografía: Auditorio Telmex Oficial

Por Lizzy Zubieta

Def Leppard es una agrupación que se ha mantenido a flote durante cuarenta años, viendo su momento cúspide en la década de los ochenta cuando la corriente del glam rock lideraba las listas de popularidad.

Desde entonces, los británicos habían hecho constantes paradas en la capital de nuestro país. Luego de la fecha cancelada a inicios del 2000 en Guadalajara, tuvieron que pasar diecisiete años para que el quinteto contemplara reagendar aquella visita fallida.

Así que, no resulta una casualidad que el pasado jueves 5 de octubre todos aquellos amantes de los de Sheffield se reunieran a rendir tributo a la banda que los acompañó durante sus mejores años.

Ante un Auditorio Telmex que se había teñido de color negro gracias a la indumentaria de los asistentes, quienes portaban playeras con la leyenda de la banda en su totalidad, los ingleses tomaron el escenario provocando la histeria de todos los presentes quienes al fin tenían a sus ídolos frente a sus ojos. Con una producción digital impecablemente impresionante, Def Leppard arrancó con el tema “Let´s Go”, que obviamente emocionó a los seguidores pero no al mismo nivel que hizo “Animal”, canción que provocó gritos y aplausos además de un coro que acompañaba perfectamente a su vocalista Joe Elliot.

Después de un setlist que fluyó rápidamente con temas como “Fooling” y “Love Bites”, el frontman de la agrupación finalmente se detuvo a saludar a sus fanáticos tapatíos quienes esperaban algunas palabras que atesorar. Elliot se mostró emocionado por visitar por primera vez Guadalajara, pero sobre todo estaba sorprendido por el casi sold out que abarrotó el auditorio “Nunca habíamos estado en Guadalajara y francamente me sorprende ver a tantas personas reunidas” , después de ésto los británicos continuaron la velada recorriendo sus cuatro décadas de carrera musical intentando cubrir las exigencias de un público que reclamaba un amplio cancionero.

Como siempre, la vibra de los Leppard fue cálida y muy amigable. No importa si estás frente al escenario o al final del foro, su energía llega a cada persona reunida. Se perciben felices, apasionados y sobre todo muy agradecidos. Sus sonrisas y miradas expresan más que cualquier palabra que pudieran emitir. Uno a uno mostró sus dotes artísticos con maravillosos solos que cautivaron a sus seguidores, pero quien se llevó todo el amor y reconocimiento fue el baterista Rick Allen, quien a pesar de su condición toca maravillosamente y con una vitalidad impresionante que fue más que aplaudida por todos los tapatíos.

Entre cambios de vestuario y algunos covers, llegó el único encore de la noche después de haberse dado un paseo por temas como “Rocket”, “Hysteria” y la gran esperada y mayormente coreada Pour some sugar on me”. El quinteto regresó al escenario con el tema “Rock of ages” para después dar paso la aclamadísima “Photograph”, poniendo punto final a una noche repleta de sentimientos encontrados en donde la nostalgia y la alegría se hicieron presentes en cada acorde y melodía que retumbo en las paredes del recinto.