Carmen Costa irrumpe con “Rolo”

Las líricas profundas y poéticas son de esos placeres de la vida necesarios y casi vitales para todos los melómanos, aunque una pequeña dosis de irreverencia y diversión se sugiere en ocasiones, siempre y cuando se desarrolle bajo una estructura concreta y genuina.

Carmen Costa es la banda encargada de esta parte desenfada en la música, pero no por ello carente de profundidad y relatividad con las experiencias de la vida diaria.

La banda comenzó hace diez años en Ciudad de México cuando su líder Manú Charritton llegó de Argentina e hizo arder a la escena con su impetuosa propuesta, que aunque se ha renovado con el paso del tiempo, mantiene su esencia activa.

Han sido parte de importantes festivales como el Vive Latino en el 2014 y la más reciente versión del Marvin. Han girado por Brasil, Colombia, España y Francia y este año incluyeron a su conquista el mercado norteamericano al presentarse en el Ruido Fest de Chicago.

Con dos LPs, un Ep e increíbles temas sueltos con estupendas colaboraciones, ahora el cuarteto nos ofrece una obra maestra que hacen llamar Rolo, álbum lanzado el pasado 7 de julio y que dosificado en nueve canciones, nos permite seguir siendo testigos de las peculiaridades de la banda. Abrieron brecha desde el pasado mes de marzo con su tema “Bob Dylan”, una gran metáfora sobre comportamientos un tanto extravagantes ante diversas situaciones. Después llegó “Cabrón” donde se gestó una gran colaboración con María Daniela y que resonaba bajo un sonido alternativo, muy a lo Weezer. Ahora toman como estandarte “Sudor”, que al igual que los otros temas, se rige bajo las propiedades de la sencillez con un lenguaje coloquial manejado a la perfección.

Rolo contó con la producción de Aj Davila y la grabación de Daniel Michel en Mambo Studios y en él se rescatan elementos de las diversas gamas que ofrece el rock además de una actitud casi anarquista que se refleja en el punk que borbotea en algunos temas, complementándose con marcados beats electrónicos.

Un álbum honesto y audaz que mantiene vivo el espíritu del rock.