Atypical, adentrándose al mundo autista

 

Cuando un tema es complicado de abordar, no hay nada mejor que hacer uso de una herramienta infalible: la comedia, que resulta muy eficaz para explicar situaciones difíciles además de que nos ayuda a conectarnos y comprender mejor alguna situación.

El gigante del streaming de series y películas Netflix, ha tenido grandes éxitos con los trabajos que son de su propia autoría y este 11 de agosto vio la luz “Atypical”, una serie que intenta hacernos comprender, desde el punto de vista de la comedia, todos los problemas y retos que lleva día a día una persona con autismo y como afecta a todas las personas que le rodean.

La serie cuenta a través de ocho capítulos como Sam (Keir Gilchrist) un encantador muchacho que sufre de autismo y que está fascinado con la Antártida y los pingüinos, enfrenta la vida en su etapa de adolescente, con dudas, cambios y descubrimientos especialmente en las relaciones amorosas y el sexo, que para una persona que no sufre ningún padecimiento ya es difícil de por sí. Le acompañan como personajes principales su madre llamada Elsa (Jennifer Jason Leigh) que es la que principalmente lidia con la condición de Sam y vive preocupada todo el momento de estar ahí y no fallar, teniendo como consecuencia una vida abrumadora en responsabilidades y absorbida completamente por su hijo. Otro personaje es el padre Doug (Michael Rapaport) un tipo un poco más desapegado de su hijo, al cual no comprende del todo bien y no entiende cómo puede ayudarle y cómo debe de encajar la situación de su vástago en una sociedad normal. Para cerrar la familia, la hermana Casey (Brigette Lundy-Paine) la protectora del hermano que gracias a él lleva una vida distinta pero que le ha ayudado a enfocarse en el deporte.

La serie encara con humor negro y algo de drama, un mundo que miles de personas viven a diario y que a veces nos cuesta imaginarlo si no tenemos que convivir con él, pero lo importante es que el elenco y la producción han hecho un trabajo increíble y han sabido llevar a un buen puerto y con excelentes puntadas irónicas, una enfermedad que puede ser devastadora para muchas personas, pero que con un poco de humor, puede ayudar al mundo a convertirse en un lugar más incluyente para los que sufren de autismo.

La crítica ha recibido muy bien esta serie y los fans ya están rogando por una segunda temporada y aunque hay personas que la han señalado como muy estereotipada, debe de tomarse como es. Las comedias negras suelen usar estereotipos como anclas pero al final lo que importa es que se envíe un mensaje y que a la vez se pueda disfrutar, y al parecer Atypical ha cumplido de manera sobresaliente con ese cometido.

Atypical. Agosto 2017. Temporada 1. Estados Unidos. Netflix.