¿A qué suena la música independiente?

Infinito el mundo de posibilidades sonoras que se gesta en el mundo Indie. Algunos suenan prometedores y otros simplemente no caben en el gusto personal, lo que no quiere decir que sean malas propuestas.

Después de una exhaustiva observación… Bueno, realmente no fue intensa pero al toparme con la tendencia, me di cuenta de la realidad que persiguen algunas bandas; recapitulé el sonido del 95 por ciento de las agrupaciones independientes que existían hace diez años (viajemos al 2007) y que tenían nombres extraños como Thermo o Kuerda, sin el menor atisbo de ofender, se inclinaban completamente por la oleada gringa del famoso Happy Punk que lideraban bandas como Blink 182, Good Charlotte o Simple Plan.

Sin embargo, volviendo al presente del underground, las bandas de hoy en día están revolucionando sus fuentes de inspiración e influencias musicales logrando un resultado exquisito y sobre todo muy mexicano tal y como algún día lo hizo Café Tacvba y Caifanes en el auge del Rock en tu idioma.

Recuerdo cuando Natalia Lafourcade debutó con “En el 2000”. Era un sonido Pop que probablemente se inspiraba de artistas como Alanis Morrissette, quien era la musa de muchas cantantes nacionales e internaciones por allá de los primeros años de la década cero. Me encanta que en la búsqueda por probar nuevos sonidos y el llamado “Crecimiento musical”, Natalia se haya dado una vuelta por el “sonidero” mexicano. En mi parecer, todo surgió cuando realizó su disco tributo a Agustín Lara ya que posterior a esto, trabajó en “Hasta la Raíz” en donde explora sonidos como el Guapango y qué decir de su nuevo álbum “Musas” que rescata todo el folclore latinoamericano.

Volviendo a la escena local, otros que me atraparon con sus juegos de palabras tan “ancestrales” fueron los Colores Santos con su primer single “Mexa” de su nuevo álbum “Tortugas” en donde se retrata perfectamente el espíritu de nuestro país.

¿Qué decir de los Fanko? A penas los ves en acción en el escenario y sabes que tienen la actitud prehispánica bien puesta y lo ligan con elementos muy de nuestro tiempo, detalle que obviamente se percibe en su proyecto. “Casa Mexicana” sabe  a México, valga la redundancia, desde la letra hasta el sonido y “Suero” comparte de igual manera un feeling ancestral, acústicamente hablando.

Otra que se aventuró en sonidos latinos fue la chilena Mon Laferte en su álbum “Vol. I” en el que experimentó bajo la influencia de artistas como Chabela Vargas y sonidos cubanos como el bolero, siguiendo esta senda hasta llegar a su nueva producción “La Trenza”.

Otros que tantean este terreno de una forma muy particular son los tapatíos de Ray Coyote quienes se inspiran de la cultura mexicana para la creación de sus letras y arte visual pero lo proyectan con una efectiva combinación de rock progresivo.

Así el panorama del Rock independiente que si sigue avanzando a través de  esta tendencia, se generará una interesante oleada que arrojará promisorios proyectos musicales.